OFERTA Cursos Online Terapias Naturales y Emocionales

Formamos Terapeutas Profesionales

Ansiedad, causas, síntomas, tratamientos

Introducción

¿Se siente extremadamente preocupado por todo lo que le pasa en la vida, aunque que tenga pocas razones, o ninguna para estarlo? ¿O sus problemas le parecen sumamente dolorosos? ¿Se siente muy ansioso con tan solo tener que lidiar con las cosas de cada día? ¿Tiene miedo de que todo siempre le salga mal?

Si es así, puede que tenga un trastorno de ansiedad llamado trastorno de ansiedad generalizada (TAG).

¿Qué es el TAG?

Todos nos preocupamos por cosas como la salud, el dinero, o los problemas familiares en un momento u otro. Pero las personas que tienen TAG están sumamente preocupadas por estas y muchas otras cosas, incluso cuando hay poca o ninguna razón para preocuparse por ellas. Hasta llegan a ponerse muy ansiosas con tan solo lidiar con las cosas de cada día. Creen que las cosas siempre van a salir mal. A veces, las preocupaciones impiden a quienes tienen TAG realizar las actividades diarias.

El TAG se desarrolla lentamente. A menudo comienza durante la adolescencia o juventud. Los síntomas pueden mejorar o empeorar en distintos momentos, y a menudo empeoran en momentos de estrés.

Las personas que tienen TAG puede que visiten a un médico muchas veces antes de descubrir que tienen este trastorno. Les piden a los médicos que las ayuden a aliviar sus dolores de cabeza o problemas para dormir, que pueden ser síntomas del TAG, pero no siempre obtienen de inmediato la ayuda que necesitan , dado que los tratamientos se centran en paliar problemas que non una enfermedad por si mismas, sino que se son síntomas de que la persona sufre TAG y no otra enfermedad.

Síntomas del TAG?

  • Se preocupan demasiado por las actividades de cada día.
  • Tienen problemas para controlar sus preocupaciones constantes.
  • Saben que se preocupan mucho más de lo que deberían.
  • No se pueden relajar.
  • Tienen problemas para concentrarse.
  • Se sobresaltan con facilidad.
  • Tienen problemas para dormir o permanecer dormidos.
  • Se sienten cansados todo el tiempo.
  • Tienen dolores de cabeza, dolores musculares, dolores estomacales o dolores inexplicables.
  • Tienen dificultad para tragar.
  • Temblores o tics (movimientos nerviosos).
  • Están irritables, sudan mucho y se marean o les falta el aire.
  • Tienen que ir al baño muy a menudo.
  • Baja autoestima
  • Miedo
  • Falta de ilusión de esperanza.
  • Problemas digestivos.
  • Despistes y olvidos involuntarios.

¿Qué causa del TAG?

A veces el TAG es hereditario, pero nadie sabe con seguridad por qué algunas personas lo tienen y otras no. Los investigadores han descubierto que el miedo y la ansiedad involucran varias partes del cerebro. Al aprender más sobre cómo funciona el miedo y la ansiedad en el cerebro, los científicos podrán crear mejores tratamientos. Además, los investigadores están intentando descubrir de qué manera el estrés y los factores ambientales pueden estar involucrados.

Lo que podemos afirmar es que como decía Campoamor en su célebre libro Humoradas “en este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo depende del color con el cristal con que se mira“. El problema aunque resulte difícil de asumir no está en los acontecimientos que vivimos sino como los vivimos, y los vivimos en función de nuestra estructura cognitiva (podemos llamarla personalidad, escala de valores, principios…), de ahí que un mismo acontecimiento afecte de forma distinta a diferentes personas.

¿Cómo se trata el TAG?

Primero, hable con su Terapeuta acerca de sus síntomas. El Terapeuta realizará una valoración para asegurarse de que no sea otro problema físico el que está causando los síntomas. El Terapeuta definirá el problema y le indicará la terapia o terapias adecuadas.

Por lo general, el TAG se trata con Psicoterapia Emocional Cognitiva  >>>, Terapia Floral  >>>, Reflexología Podal  >>>, Homeopatía, Fitoterapia, Oligoelementos >>> o una combinación de estas, así como una serie de recomendaciones.

Psicoterapia Emocional >>>. El tipo de psicoterapia llamada terapia cognitiva-conductual es especialmente útil para tratar el TAG. Le enseña a la persona diferentes maneras de pensar, comportarse y reaccionar a distintas situaciones con el objetivo de ayudarla a modificar la forma de interpretar los acontecimientos para evitar que estos causen sentimientos negativos. Convirtiéndolo en el que lleva las riendas de su persona y no dejar a los sentimientos y emociones que gobiernen.

Medicamentos. Los médicos también pueden recetar medicamentos para ayudar a tratar el TAG. Hay dos tipos de medicamentos que se recetan con más frecuencia para tratar el TAG: los medicamentos ansiolíticos (medicamentos para controlar la ansiedad/los nervios) y los antidepresivos. Los medicamentos ansiolíticos son fuertes y existen diferentes tipos. Muchos hacen efecto de inmediato, pero generan un estado “letárgico” sin resolver el problema de fondo.

Los antidepresivos se usan para tratar la depresión, pero también sirven para tratar el TAG. Los antidepresivos pueden tardar varias semanas en hacer efecto. Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios, como dolor de cabeza, náuseas o dificultad para dormir.

Es importante saber que, aunque los antidepresivos pueden ser seguros y efectivos para muchas personas, también pueden tener riesgos para algunas, en especial para niños, adolescentes y adultos jóvenes. En muchos países se ha agregado una etiqueta de “caja negra”, el tipo más serio de advertencia que puede tener un fármaco recetado, a los medicamentos antidepresivos. Estas etiquetas les advierten a las personas que los antidepresivos pueden causar pensamientos suicidas o intentos de suicidio. Toda persona que tome antidepresivos debe ser supervisada de cerca, especialmente cuando comienza un tratamiento con estos medicamentos.

¿Qué se siente tener TAG?

Me preocupo por todo. No importa que los problemas sean más o menos graves, simplemente me alteran. Tengo problemas para dormir por las noches, me despierto y no puedo volver a conciliar el sueño, no puedo mantener la concentración en el trabajo, me siento enfadado, a menudo, con mi pareja, familia, compañeros de trabajo, políticos, con la vida…  A menudo me siento triste, desengañado, me pongo a llorar, tengo ataques de cólera, me irrito con facilidad, soy impaciente. Tengo migrañas, dolores de cervicales, trapecio, espalda. Tengo mucha hambre, prácticamente no tengo hambre. Tengo Tics. Estoy desanimado, falto de esperanza, de ilusión…

Consulta con tu Terapeuta, de entrada porque no tienes “calidad de vida”, pero lo peor es que dado que la persona es una unidad entre cuerpo y mente (o espíritu, o alma, o personalidad…) lo que afecta a uno afecta a toda la persona y viceversa, por lo que acaba afectando a toda ella, así pues un problema de TAG puede somatizarse en cualquier enfermedad. Y además un problema de este tipo no queda estancado ya que se pone remedio para que disminuya o crece dado que se retroalimenta.

.

Categoría: Sin categoría